Buscar
  • Julio Roldan

Lo importante que es que nuestros hijos vayan creciendo en contacto con las plantas y la naturaleza.


En la era digital actual, es muy común ver niños jugando a los videojuegos, enviando mensajes de texto a sus amigos en lugar de sembrar semillas, plantar plantas jóvenes, disfrutar los frutos obtenidos del buen trabajo realizado. Muchos niños ya no saben de dónde vienen los alimentos, y muchas veces no suelen comer suficiente fruta, verduras frescas. Es por eso que deberíamos seguir enseñando a los jóvenes.

Algunos consejos que nos pueden ayudar:

Hay que pensar como un niño, poniéndose en su lugar. Un buen jardín puede ser agotador para cualquier amante de las plantas, especialmente para los más jóvenes que se pueden cansar más rápidamente de eliminar las malas hierbas y de regar.

Si no disponemos de terreno, podemos hacerlo en jardineras o macetas. Es importante para que ellos se sientan valorados y participativos que le pidamos su opinión, en todos los materiales y plantas que queramos comprar. También es importante que ellos por si mismos elijan las semillas, porque de esa manera, no terminaran aburriéndose, ya que es lo que a ellos les gusta.

Una parte muy importante es la de enseñarles, no de exigirles, y acompañarles en todo momento en sus decisiones.

Cuantos más niños participen en la toma de decisiones, más comprometidos estarán desde principio a fin.







Se deberían equipar bien, con divertidas herramientas, ropa profesional y guantes que no pueden faltar como a un portero de futbol.







A medida que crecen las plantas crece el niño, en conocimientos y altura.


Es importante y bonito que los niños creen un gráfico del crecimiento de sus plantas. Es bonito observar las etapas que experimentan las plantas desde la semilla hasta la madurez de la planta.

Incluso los niños más pequeños pueden ayudarnos en las tareas diarias de nuestro jardín o terraza. Los niños pequeños pueden ayudar a regar las plantas. Los niños mayores pueden aportar mulching (acolchado) y retirar las llamadas mala hierbas.

Hacer que nuestros hijos regalen parte de su cosecha, a los amigos y familiares les hace ser mucho mejor persona con la sociedad.

Debemos cocinar y preparar grandes platos con los que nuestros hijos se sentirán muy importantes, dentro y fuera de la familia.

Trabajar con los hijos o nietos en el jardín es una experiencia muy gratificante para las dos partes, y ayuda a fomentar unos hábitos de por vida. Comer saludablemente, aprender el valor del trabajo duro y desconectarse de los dispositivos electrónicos para disfrutar del aire fresco son una de las lecciones más importantes de la vida.

Compartir este tiempo con los más jóvenes. Hacer fotos, preparar un álbum con las fotos de su trabajo, de los platos elaborados con sus productos. Todo el tiempo invertido junto a ellos no tiene precio. Crear un vínculo con la jardinería y las plantas, ayuda asegurar que las siguientes generaciones, sigan produciendo sus propios alimentos, y sus plantas, cuidando la tierra de una manera positiva.

Está demostrado que las personas adultas y los niños que están en contacto con las plantas tienen una vida mucho más feliz.

0 vistas

Calle Santa Mardarida, 2

08100 Mollet del Vallés

Barcelona

cirajardineria@gmail.com

  • Cira Jardineria
  • Cira Jardineria

Tel: 686-790-541

© 2019 Cira Jardineria