Buscar
  • Julio Roldan

Como hacer un buen abono natural y poder utilizarlo como Mulching

Actualizado: ago 21


Una manera buena de hacer abono orgánico, y de aprovechar todos los nutrientes que nos da la naturaleza, es utilizando los restos de poda, hojas, hierba cortada que hemos generado después de las labores realizadas en nuestro jardín, de esta manera evitamos enviar las ramas al vertedero y aumentando los residuos.

Que beneficio tiene el aporte de los abonos orgánicos a las plantas

Como bien hemos comentado con anterioridad uno de los beneficios es el del recuperar los residuos.

Un segundo es el de alimentar a los microorganismos del suelo, que a su vez alimentan a las plantas.

Un tercero es el de mantener la humedad.

Un cuarto ayuda a la recuperación de los suelos, en su estructura y los nutrientes.

Un quinto es el de evitar el crecimiento de las mal llamadas malas hierbas, sobretodo cuando esta fresco.

Un sexto es la de alimentar el ejército de micro organismos del suelo evitamos el ataque de muchas plagas, gracias a la simbiosis que hay entre la planta y ellos.


Hay bastantes estudios realizados por universidades importantes de diferentes países, en las que han estudiado el suelo y han descubierto que los abonos químicos eliminan a toda la fauna que hay en el suelo, dejando vía libre a todos los patógenos. La prueba está en que si tenemos un árbol en un terreno pobre, le aportamos abono químico vemos como muchas veces termina por enfermar, y si le aportamos algún tipo de materia orgánica, sobretodo de origen vegetal vemos un gran cambio a la hora de su recuperación. (Os puedo decir que yo realizo estas pruebas muy a menudo y los resultados son maravillosos)


Hay una gran diferencia entre los dos tipos de abonos, y es que la orgánica aparte de alimentar a las plantas, la fauna del suelo ayuda a la enmienda del terreno. Algunos de los problemas que tienen los césped en los campos de golf es la acumulación de sales por los abonos químicos, por eso tienen que realizar lavados para enviarla al subsuelo o los acuíferos. (Esto no es una crítica hacia los abonos químicos, simplemente para que cada persona pueda decidir cuál de los dos prefiere utilizar)


En los bosques no se utiliza ningún abono químico ya que ellos se abonan de forma natural sin necesidad de que nadie le ayude.


El Mulching hecho de ramas trituradas, hojas o hierba cortada no necesita ser compostado, ya que podemos aprovechar todas sus propiedades desde el primer momento, si miedo a lo que se le denomina quemaduras por exceso de nutrientes.


Estos son algunos de los materiales que podemos utilizar para hacer un buen abono.

¿Cómo hacer su propio abono natural?

Lo primero que tenemos que hacer es intentar aclarar todas aquellas dudas que nos puedan surgir.

La más habitual es, si hace mal olor ó puede atraer a animales.

No hace mal olor todo lo contrario, hace un olor a bosque.


Vamos a ver cuáles son los procesos para hacer un buen abono.

Lo primero es tener la materia prima, que son los restos que hemos creado después de las labores realizadas.

Lo que haremos es triturarlo si disponemos de una trituradora ó la podemos alquilar. Si no tenemos esta posibilidad debemos hacer los trozos lo más pequeños que podamos, sea con una guillotina ó con otra herramienta manual que tengamos.


El siguiente paso es decidir el lugar donde lo vamos a dejar para que se vaya descomponiendo, una vez que ya sabemos dónde, colocamos una saca de 1 metro por 1 metro, se puede realizar con maderas un cuadrado u otros materiales, para sujetarla.

Cuando ya lo tenemos todo colocado, pondremos hasta llegar al metro de altura todo lo triturado si todo es madera, si tenemos hojas y hierbas lo que haremos es colocar unos 30 centímetros de madera y unos 10 cm. de hierba u hojas, otra capa de madera y otra de verde y así consecutivamente hasta alcanzar la altura. (Una cosa que me gustaría comentar es que si tenemos mucho y no tenemos espacio podemos colocar lo recién triturado directamente en nuestras plantas sin peligro de lo que se conoce como quemar).


Lo siguiente es regar todo el montón para que tenga una humedad adecuada para que pueda iniciar el proceso de descomposición. Hay que tener en cuenta que el exceso de humedad no es bueno ya que lo que puede suceder es que tengamos una pudrición, por ese motivo hay que controlar la humedad y es mejor regar una vez a la semana ó cada 15 días en las épocas de calor. En invierno una vez al mes siempre y cuando no tengamos muchas lluvias durante el mes. (Esto es orientativo) Los microorganismos encargados de la descomposición trabajan más en los meses de calor y muy poco en invierno, si la temperatura no es muy fría porque sinó no trabajan nada.


Otro paso importante es que al principio del proceso hay que controlar la temperatura para que no suba de golpe, ya que eso no ayuda en el proceso para una buena descomposición. ¿Cómo hacemos bajar un poco la temperatura?, con un buen riego que se reparta bien por todo la saca . La temperatura tiene que subir, pero poco a poco.

Es muy importante que se pueda ventilar bien y por ese motivo recomiendo ese tipo de sacas, ya que no hace falta darle la vuelta para oxigenarlo.

Una vez que la temperatura ya no sube sólo nos tenemos que preocupar de mantener la humedad necesaria.


Lo que sí que recomiendo es mirar de hacer un agujero para ver cómo va el proceso de vez en cuando, esto no ayudará a saber su estado. Otra cosa muy importante es el olor, si no huele a bosque y el olor es como amoniaco tenemos que empezar a examinar cual ha podido ser el problema y solucionarlo ó empezar desde cero. Eso no suele pasar normalmente si hacemos bien las cosas.


¿Cuál es la mejor zona en el sol ó en la sombra?


Nosotros lo hemos probado en las dos y funcionan bien, la del sol parece ser un poco más rápida.

Una vez que ya está en el punto óptimo puedes hacer con una criba la separación de los trozos más grandes para poder tener un abono más fino para nuestras macetas ó plantas que queramos abonar. Lo que nos queda no lo tiramos sinó que lo devolvemos a la saca para que siga el proceso y así dentro de un tiempo podamos volver a sacar más abono.


Aquí os enseñamos las fotos de los procesos que ha pasado el abono hasta el final.




La 1ª imagen es recién triturado.

La 2ª imagen es de unas semana después.

La 3ª imagen es cuando ya podemos sacar para poder tener un abono mas fino.

La 4ª imagen es el resultado final de todo el proceso.




392 vistas

Calle Santa Mardarida, 2

08100 Mollet del Vallés

Barcelona

cirajardineria@gmail.com

  • Cira Jardineria
  • Cira Jardineria

Tel: 686-790-541

© 2019 Cira Jardineria